YOGA

YOGA
Nadie gustará de que sean engreído y egoísta. Incluso cónyuge e hijos, aunque exteriormente aparenten respetarles, no estarán felices con ustedes, si son ustedes personas arrogantes. No sólo eso: en tanto ustedes estén llenos de ego, es altamente improbable que sean realmente felices.

jueves, 7 de abril de 2016

La Lampara de la Sabiduría el Señor no tiene formas - Sathya Sai Baba

"Oka Chinna Katha"


Una pequeña historia.



 Aquí un ramillete encantador y fragante katha para disfrutarlas, meditar en ellas y obtener de su lectura inspiración.

Cuando Bhagavan interrumpe su discurso con estas tres palabras en telugu, que significan "una pequeña historia", todos escuchan con atención y aguardan con curiosidad, porque la historia que relata a continuación es un destello que ilumina, una lluvia que refresca, un chiste que hace reír, un remedio que alivia, una mirada al esplendor de las epopeyas o a la ridiculez ostentosa; un paréntesis poético, una punzada estimulante, una canción que esclarece la mente y el espíritu, una azucarada píldora de profundidad, una respuesta apaciguadora y una andanada de burlas a la jerigonza religiosa.

Puede ser un relato del pasado o un ejemplo de la comedia contemporánea; puede ser una arremetida contra la disputa teológica o una crítica a alguna autoridad ególatra.
Si reflexionamos acerca de su importancia, el Chinna Katha es un instrumento
efectivo en el proceso educativo que ha emprendido Bhagavan.

Al exponer su discurso, estas parábolas e historias, siempre al vuelo, revolotean en bandadas en el firmamento de su amor; él deja que vuelen hacia nuestros corazones y que aniden allí, hasta que las acariciemos y cuidemos para luego adoptarlas en nuestro pensamiento y en nuestra conducta.


Chinna Katha - Sathya Sai Baba
Chinna Katha - Sathya Sai Baba


LA LAMPARA DE LA SABIDURÍA


Una vez, un sadhaka, ansioso por saber algo acerca de lo divino, deseaba que su ojo de la sabiduría fuera abierto.

Se dirigió entonces a una cueva donde vivía un gurú.
Al entrar a ella, vio una pequeña luz, la cual se fue extinguiendo conforme él avanzaba hacia el interior.

En la oscuridad uno se siente atemorizado, y el miedo nos hace pensar intensamente en Dios.
Por ello, el sadhaka pronunció con fuerte voz el mantra "Namashivaya", y al oírlo el santo le preguntó quién era, a lo que el otro respondió que había ido a buscar su gracia.

El gran santo, quien se mantenía en la cueva sólo respirando el aire que había a su alrededor, tenia el poder de conocer inmediatamente los pensamientos de su visitante.
Le dijo que respondería sus preguntas más tarde, pero le pidió que fuera y encendiera la lámpara que se acababa de apagar.

El visitante tomó una caja de cerillos y trató de encender la lámpara pero no lo logró.
Instantes después le dijo al gurú que ya había agotado la caja de cerillos tratando de encender sin éxito la lámpara, y el sabio le dijo que viera si la lámpara tenía aceite.

El sadhaka lo hizo y encontró que la lámpara sólo tenía agua. Se lo dijo al gurú y éste le pidió que le tirara el agua y la llenara con aceite y luego tratara de encenderla.
El visitante hizo todo esto, pero aun así la lámpara seguía sin encender.
El sabio dijo entonces que probablemente la mecha estuviera mojada y le pidió que la secara completamente y luego intentara encenderla de nuevo.

El visitante hizo lo que se le había indicado y entonces tuvo éxito.
Después se animó a mencionar su necesidad y le pidió al sabio una enseñanza. El sorprendido gurú le dijo que la respuesta ya le había sido dada.

El visitante le rogó que, ya que él era un hombre ignorante, y por lo tanto no tenía la capacidad de entender el significado de la enseñanza, se la explicara en términos más claros.

El gurú dijo: "En el recipiente de tu corazón se encuentra la mecha de tu jiva (alma individual).
Esta mecha ha estado sumergida todos estos días en el agua de tus deseos sensoriales.
Por lo tanto, no estás capacitado para encender la lámpara de la sabiduría.
Saca toda el agua de los deseos del recipiente de tu corazón y llénalo con la recitación del nombre del Señor.

Toma la mecha del Jiva y sécala al sol de vairagya (renunciación); exprímele toda el agua de los deseos y llena el depósito del corazón con el aceite de la
devoción o la recordación del Nombre.
Entonces podrás encender la lámpara de la sabiduría.



Chinna Katha - Sathya Sai Baba
Chinna Katha - Sathya Sai Baba


EL SEÑOR NO TIENE FORMA ESPECIFICA



Hubo un artista que había viajado mucho y visitado lugares distantes y se había ganado una sólida reputación.

Pero a pesar de lo lejos que había ido, no había logrado acercarse a Krishna.
A causa de todo ello, estaba ansioso por obtener también la aprobación del Señor.
Con este propósito, un día obtuvo una entrevista con Krishna, se reunió con él y le pidió que se quedara quieto para poder pintar su retrato.

Delineó el boceto y le dijo a Krishna que tendría terminada la pintura en una semana. Krishna conocía el ego de este pintor.

Una semana después, éste llevó el retrato terminado, cubierto con una tela blanca.
Cuando, en presencia de Krishna, el pintor descubrió la pintura, él mismo fue el más asombrado ante la falta de parecido entre el retrato y la persona original.

El pintor estaba completamente sorprendido y pidió una semana más para terminar el trabajo.
Y lo intentó muchas veces más, pero en cada una el resultado era
igualmente desalentador.

Totalmente frustrado y deprimido, sólo deseó abandonar la ciudad e irse lejos. Cuando partía, se encontró con el sabio Narada, quien le dijo que era algo necio querer pintar el retrato del Señor, pues el Señor no tiene una forma específica y fija y puede cambiar de rostro a cada segundo, y le aconsejó lo siguiente: "Si deseas pintar el retrato de él, te diré un método que te permitirá hacerlo".

Y le susurró algo al oído. Siguiendo el consejo que le había dado el sabio, el pintor volvió junto a Krishna llevando algo con la forma y dimensiones de un cuadro, cubierto con una tela blanca, y le dijo que esta vez podía cambiar su faz como quisiera, pero el retrato sería exactamente igual a él.

Cuando el pintor retiró la tela, Krishna vio solamente un espejo que le mostraba una réplica fiel de su cara.

Si ustedes piensan que Dios es como esto o aquello, no están en lo correcto. No pueden describir a Dios y sus intentos siempre fallarán. Hagan que su mente sea limpia y clara, llénenla con amor y devoción; el rostro del Señor se reflejará en ella como en un espejo y ustedes tendrán una visión de Dios.


 Aquí te dejo un vídeo de Sathya Sai Baba que en esta entrada a mi blog lo quiero compartir con vos! espero que te guste, Sathya Sai Baba difunde enseñanzas espirituales que promueven los valores humanos: verdad, rectitud, paz, amor y no violencia.






Fuente: Texto centrosaihispano.blogspot.com.ar   
Fuente: Video www.youtube.com