YOGA

YOGA
Nadie gustará de que sean engreído y egoísta. Incluso cónyuge e hijos, aunque exteriormente aparenten respetarles, no estarán felices con ustedes, si son ustedes personas arrogantes. No sólo eso: en tanto ustedes estén llenos de ego, es altamente improbable que sean realmente felices.

viernes, 24 de abril de 2015

Yoga Postura Dandasana - B.K.S. Iyengar

Danda significa bastón o vara, y esta asana lleva este nombre porque nos permite extender la columna vertebral linealmente como una vara. 


Tecnica: 

 Sentarse en el piso con las piernas estiradas hacia adelante y el torso erguido.

 Juntar las caras internas de los muslos, rodillas, tobillos y pies.

 Llevar manualmente los glúteos hacia los lados para apoyarse sobre los ísquiones*: levantando la 
cadera derecha, llevar con la mano derecha -desde el pliegue- el glúteo derecho hacia afuera; y posteriormente, levantando la cadera izquierda, llevar con la mano izquierda -desde el pliegue- el glúteo izquierdo hacia afuera.

 Observar que el peso del cuerpo esté distribuido uniformemente sobre los ísquiones.

 Colocar las palmas de las manos en el piso junto a las caderas, con los dedos separados y el dedo medio apuntando hacia adelante.  
  
 Mantener los brazos estirados y firmes.

 Llevar la musculatura de ambos muslos hacia el fémur. Con esta acción se mantienen las piernas rectas y firmes.

 Rotar suavemente los muslos frontales hacia adentro desde las ingles, observando que los muslos, rodillas, y pies se encuentren alineados (piernas de Samasthiti).

 Presionar los muslos hacia el piso.

 Presionar el centro de los talones al piso.

 Alargar la musculatura de los laterales internos de las piernas -ya que ésta es generalmente más corta- desde las ingles a los arcos internos, hasta que los metatarsos y talones de las plantas de los pies se encuentren en un mismo plano (pies de Samasthiti).

 Alargar los talones hacia adelante, sin despegarlos del piso.

 Mantener las plantas de los pies perpendiculares al piso.

 Ensanchar las plantas y separar los dedos de los pies.

 Elevar el torso desde las caderas. Observar cómo esta acción debe verse beneficiada con la acción de los muslos y de las manos hacia el piso.

 Compactar las caderas llevando las caras externas de los glúteos hacia la línea central del cuerpo.

  Llevar el cóccix hacia adelante.

  Ascender el hueso púbico.

 Erguir pecho y columna vertebral.

 Expandir los discos intervertebrales desde el sacro hasta el cráneo, creciendo, desafiando el efecto de gravedad. Crear espacio entre estos y sentir el aumento de la estatura hacia la coronilla.

 Ascender costillas flotantes (no adelantarlas).

 Mantener el abdomen pasivo, llevándolo levemente hacia la columna vertebral; al hacer este suave movimiento, observar cómo el cóccix desciende levemente.

 Ascender la musculatura y la piel frontal del torso desde el pubis hacia el esternón y las clavículas; y simultáneamente, ascender la cara posterior del cuello.

 Mantener cuello y cabeza erguidos, y el mentón paralelo al piso.

 Descender la musculatura de la espalda desde los trapecios hacia la cintura como una cascada.

 Ensanchar hombros y clavículas alineados hacia los lados externos.

 Descender los trapecios, creando espacio entre los lóbulos de las orejas y los hombros, para liberar a las cervicales.

 Meter el borde interno y la base de los omóplatos; ensanchando la caja torácica hacia los lados para evitar achicarla.

 Rotar bíceps hacia afuera (rotación externa). Observar con esta acción cómo se posibilita la penetración de la séptima cervical, logrando la apertura del pecho clavicular.

 Presionar hacia el piso el dedo índice y pulgar, cuidando que las manos ejerzan una presión uniforme sobre éste. Observar con esta acción cómo se alargan los laterales del torso desde las caderas.

 Cuidar no colapsar la zona lumbar.

 Observar que el torso esté perpendicular al piso.

 Observar que el diafragma esté relajado.

 Mantener firme la columna vertebral.

 Mantener los glúteos, espalda, cuello y cabeza alineados y perpendiculares al piso.

 Mantener paralelos ambos costados. Alinear la cara y el torso.

 Mantener la mirada relajada hacia adelante al nivel de los ojos.

 Relajar músculos de la cara.

 Descansar la lengua en el piso de la boca y separarla del paladar -ya que el cerebro descansa sobre el espacio natural de la cavidad bucal- evitando la presión que puede ejercer en esa zona.

 Relajar la mandíbula, y al hacerlo, extender esa relajación a los oídos.

 Respiración natural y relajada.


B.K.S. Iyengar
B.K.S. Iyengar

 No es una asana que se tenga muy en cuenta, muchas veces ni siquiera se toman la molestia de describirla, pero es un asana fundamental, ya que por lo que observo en la mayoría de la gente que comienza a practicar yoga, todos tienen dificultad en estirar el tercio inferior de la espalda, lo que llamamos "cuadrado lumbar". Esta asana es ideal para este objetivo, ya que gracias al empuje de los brazos se facilita la extensión lumbar, y permite la extensión completa de la columna vertebral. Abre el pecho y los hombros y estira la parte posterior del cuello gracias al efecto de Jalandhara Bandha. Además es un asana de preparación para toda la serie de sentado, en la que necesitaremos la firmeza de las piernas para poder ajustarnos en las asanas, empezando en Dandasana nos aseguramos tener presente las piernas en las asanas sentadas.

Dandasana
Dandasana

Dandasana es la postura de inicio de muchas asanas de sentado, y también es la postura final en el "Salto adelante a través de los brazos".

Asanas relacionadas:

 Paschimottanasana, Purvottanasana, y todas las asanas de sentado.

Importante: 

 Las asanas se deben aprender con un profesor competente experimentado.

Aqui te dejo unos video de Dandasana que me gustaron mucho, lo quiero compartir con tigo espero que te gusten Namaste!







Fuente: B.K.S. Iyengar
Fuente video:  www.youtube.com
Fuente video: www.youtube.com